Este es un tema extremadamente delicado por ello me tomare la molestia de comenzar definiendo de manera conceptual un entretenimiento y una enfermedad.


El entretenimiento es una diversión con la intención de fijar la atención de una audiencia o sus participantes. La industria que proporciona entretenimiento es llamada industria del entretenimiento.

El entretenimiento es una actividad destinada a dar a la gente el placer o la relajación.


Por otra parte la enfermedad es un proceso y el estatus consecuente de afección de un ser vivo, caracterizado por una alteración de su estado ontológico de salud. El estado o proceso de enfermedad puede ser provocado por diversos factores, tanto intrínsecos como extrínsecos al organismo enfermo: estos factores se denominan noxas (del griego nósos: «enfermedad», «afección de la salud»).

 

Generalmente, se entiende a la enfermedad como una entidad opuesta a la salud, cuyo efecto negativo es consecuencia de una alteración o desarmonización de un sistema a cualquier nivel.

Estos son los conceptos de entretenimiento y enfermedad tomados del portal Wikipedia ahora establezcamos una relación entre estos y las apuestas comenzando por la enfermedad.

El que juega busca ganar; por lo general en grandes proporciones es por ello que todavía en un día de gran fortuna intentando llenarse los bolsillos hasta donde le dicen Cirilo el jugador enfermo termina perdiéndolo todo y necesitando que aparezca algún buen samaritano que le facilite el pasaje.


Un enfermo del juego puede ganarse un millón en las apuestas y ¡Sabes que! para su próxima apuesta el necesitará un millón más dos pesos; es como una manía, una maldita sensación de ponerlo todo en riesgo en el próximo juego. El vicioso se lo quiere llevar todo con el fin de tener mucho para seguir jugando, no para comprar una casa, un carro o pagar sus deudas nooo; es para seguir compitiendo con la banca que abre todos los días a la misma hora sin importar lo que le saquen mientras que el jugador enfermo juega todos los días a todas horas sin importar lo que tenga que tomar prestado. ¿Que tal la diferencia de criterios?

Observen este ejemplo: Si te lanzas con una octaveta que es una jugada de 8 equipos y le pones 50 pesos, es probable que te pague alrededor de 8,000 o 10,000 pesos. !Buen negocio eh! dejame aclararte que para cobrar esos 10,000 tienen que darse tus 8 combinaciones ósea solo cobras pasando de manera perfecta tu selección mientras que la banca con cualquiera de esos conjuntos que pierda estaría celebrando la llegada de 50 pesos más a su ganancia del día.

Entiéndase la banca tiene 8 maneras de ganar y tu solo tienes una por lo menos en este caso.


No me gustaría entrar en detalles con la loto y las loterías por que agarrar 6 números de 38 o adivinar un numero d e 100 es un trabajo de brujos. Je je je sino pregúntele al amigo Casa Blanca  por que sacando los porcetanjes de acierto que tiene el jugador en estos asuntos nos damos cuenta de que son extremadamente pequeños.

 

En el caso del entretenimiento combinado con las apuestas las cosas son diferentes por una razón simple el jugador que lo hace por estos fines hace una jugadita por debajo de los 100 pesos en la mayoría de los casos se mete en su casa temprano para darle seguimiento a los juegos vía los Bloques Deportivos, programas que se transmiten en la noche por televisión, el cintillo de Espn en el cable o algún celular o computadora.


Este jugador a diferencia del vicioso sufre como todos cuando se le cae una jugada pero cuando se saca la loma de Belén entiéndase 8,000 o 10,000 pesos por lo general no cambia su rutina y vuelve a jugar cerca de los 100 pesos o quizá lo lleve a 200 casi nunca mas de ahí.

Con este tipo de jugador la más beneficiada son las esposas que tienen un marido en la casa desde temprano, un elemento que no esta pensando en calle sino en disfrutar del deporte mientras puja su jugadita en la tranquilidad de su hogar y !lo más importante! El día que su amada menos se lo esta esperando el hombre aparece con algo que se necesita en la casa debido que se saco un dinerito con los Yankees juego y palo en el H.

 


Existe otro tipo de jugador con características mas complicadas para encasillarlo en el grupo de los enfermos y los entretenidos (El Jugador por Negocio) este tiene la particularidad de que juega mucho dinero de manera organizada utilizando las estadísticas, realizando un estudio profundo de la cartelera del día, escuchando y leyendo las opiniones de gente del medio que se maneja en el mundo de las apuestas para finalmente seleccionar un equipo apostándole al mismo una gran cantidad de dinero.

El Jugador por Negocio tiene un alto porcentaje de acierto por la sencilla razón de que en términos porcentuales esta igualado al banquero. ¿Por que? Simple; este tipo de apostador al seleccionar un solo equipo le deja a el banquero el otro  conjunto de ese partido  en ese caso ambos tiene un 50% de posibilidad de quedarse con el dinero. Es obvio uno de los dos conjuntos ganará aunque en algunos deportes como el baloncesto pueden terminar empatandos  situación que obliga al banquero a devolver el dinero apostado al jugador.

Es una verdad palpable de que muchas familias se han desvanecido por culpa de las apuestas; es innegable que la mayoría de los apostadores no tienen control y llegan a cometer actos indescriptibles tales como jugar dinero ajeno, dejar su familia sin comida, olvidarse de la mayoría de sus obligaciones, robar para conseguir dinero y así poder apostar, descuido de su higiene personal y lamentablemente en algunos casos llegan hasta el suicidio.

 

Pero es justo decir que en algunos caso las malas experiencias personales y de gente que esta cerca del apostador lo llevan a un nivel de conciencia tal que lo convierte en una especie de (Moisés de la Vida); un individuo que aprende a entender el negocio del juego, que llega a la maravillosa conclusión de que el juego no es para los pobres resolver sus problemas, que determina que si juega lo hará por diversión no por necesidad,  que sabe cuando puede hacer una jugadita y cuando tiene que dejar que la pizarra ruede, que sabe diferenciar el dinero de la casa y el dinero que puede utilizar en el juego, que se dio cuenta que en el juego puede pasar de todo para bien o para mal, que como hombre o mujer identifica su responsabilidad ante su familia y la sociedad, que por más fácil que se vean las cosas en el juego en la realidad no dejan de ser cosas difíciles. Entonces si; si vale la pena entretenerse haciendo una jugadita o mejor aun entretenerse cerrando una banca después de sacarle una cantidad que ni dándote los televisores, las sillas, las moneditas de la maquina y hasta la computadora puedan completar el monto que le sacaste. Je je je ¡lo ves! Te emocionaste; pero tranquilo si eres o fuiste jugador sabes que las malas experiencias están allí, que solo se necesita el suficiente nivel de conciencia junto con paciencia y la responsabilidad necesaria para llegar a la meta convertirte en un Moisés de la Vida.

Orlando Méndez Editor.