AP.

PORT ST. LUCIE, Florida — Los Mets de Nueva York dieron de baja el viernes al intermedista dominicano Luis Castillo, a quien todavía deben seis millones de dólares por su contrato para esta temporada.

El gerente general Sandy Alderson tomó la decisión el viernes con la bendición de los dueños del equipo.

Castillo, de 35 años, ha sido elegido al juego de estrellas en tres ocasiones y ganó tres Guantes de Oro. Sin embargo, su capacidad defensiva ha disminuido y fue abucheado esta semana por fanáticos de los Mets al no cubrir adecuadamente la primera base en un partido de pretemporada.

Luis Castillo

Castillo era uno de los cinco candidatos al puesto de segunda base esta temporada.

“Creo que hubo varios motivos” para el despido, señaló Alderson. “Obviamente, queríamos ver cómo estaba físicamente para fildear y batear. Creo que Luis hizo un gran esfuerzo, pero nos pareció que esto era lo mejor para ambas partes tomando en cuenta nuestras otras alternativas y el camino por el que nos dirigimos como organización”.

Castillo fue líder de bases robadas en la Liga Nacional en dos ocasiones y ayudó a los Marlins de Florida a ganar la Serie Mundial en 2003. Su promedio de por vida es .290 con 370 robos en 15 campañas con los Marlins, Minnesota y los Mets.

Castillo está en el último año de un contrato por cuatro años y 24 millones de dólares. La temporada pasada bateó .235, sin jonrones y 17 remolcadas en 247 turnos, antes de perder el puesto titular ante el panameño Rubén Tejada y el venezolano Luis Hernández, uno de los candidatos para ser el segunda base titular.

“Creo que a pesar que nadie se ha destacado en la competencia, tenemos una idea bastante clara de lo que queremos hacer para acelerar el proceso, así que es importante reducir los candidatos”, señaló Alderson.

La decisión de pagar un contrato de tal magnitud demuestra que la organización podría estar dispuesta a hacer lo mismo con Oliver Pérez, el pitcher mexicano que está en la última temporada de un contrato por tres años y 36 millones de dólares.

Tras ser descartado de la rotación abridora, Pérez compite por el puesto de relevista zurdo en el bullpen, pero el mexicano ha perdido velocidad en su recta y carece de apoyo de los fanáticos.

Alderson rehusó comentar sobre la situación de Pérez y resaltó que “eso es un caso aparte”.