Por Enrique Rojas
ESPNdeportes.com

KISSIMMEE, Florida — Luis Castillo, despedido por los Mets de Nueva York el viernes, evalúa varias opciones para seguir jugando en las Grandes Ligas, pero seguramente una decisión no ocurrirá antes del mediodía del domingo, dijo a ESPNdeportes.com.

 

“Me siento tranquilo, confiado en que estaré en un roster de Grandes Ligas el día inaugural de la temporada”, dijo Castillo en llamada telefónica.

“Pese a todo el ambiente negativo de los últimos días, estoy positivo y en la mejor forma física en mucho tiempo”, dijo Castillo, quien batea .283 en 28 turnos en la primavera.

Luis Castillo

Castillo, de 35 años, fue dado de baja incondicionalmente por los Mets en el último año de un contrato de $25 millones por cuatro temporadas. Nueva York debe pagar $6 millones al quisqueyano, que en 48 horas– después de la 1 pm del domingo– tendrá la libertad de firmar con otro equipo por el salario mínimo de Grandes Ligas, $414 mil dólares actualmente.

Aunque Castillo se resistió a confirmarlo, una fuente dijo a ESPNdeportes.com que los Cachorros de Chicago, Filis de Filadelfia y Marlins de Florida están interesados en los servicios del pelotero.

Filadelfia enfrenta el día inaugural sin el estelar Chase Utley, quien lidia con molestias en las rodillas que le han impedido participar en partidos de exhibición ésta primavera. Florida estaría interesado en algún respaldo si el novato Matt Domínguez no se ajusta a la antesala y Omar Infante es movido a la esquina caliente. Blake DeWitt, un bateador de .259 en cinco temporadas, está señalado para ser el intermedista regular de Chicago.

“Hasta el domingo no puedo hablar de contrato, pero estoy seguro que tendré opciones, no estoy tan acabado como se ha querido pintar”, dijo Castillo, quien agregó no tener rencor contra los Mets.

“Disfruté cada momento en Nueva York y siempre le estaré agradecido a los Mets. No tengo nada negativo que decir de la organización”, dijo. “El béisbol es un negocio. Es como es”, agregó.

Castillo ha sido elegido al juego de estrellas en tres ocasiones y ganó tres Guantes de Oro, pero llegó al campo de entrenamientos de los Mets peleando la intermedia con otros cuatro aspirantes; Daniel MurphyLuis Hernández, Brad Emaus y Justin Turner.

Castillo bateó .302 con 20 robos en 486 turnos en 2009, pero las molestias físicas afectaron notablemente su desempeño (.235, 8 robos en 235 turnos) la temporada pasada.

“Después de una larga evaluación durante los entrenamientos, después de consultar con el manager y el cuerpo de coaches, hice una recomendación a la dorectiva en el mejor interés de la organización”, dijo Sandy Alderson, el gerente general de los Mets.

“Obviamente, queríamos ver cómo estaba físicamente para fildear y batear. Creo que Luis hizo un gran esfuerzo, pero nos pareció que esto era lo mejor para ambas partes tomando en cuenta nuestras otras alternativas y el camino por el que nos dirigimos como organización, agregó el ejecutivo.

El quisqueyano fue líder de bases robadas en la Liga Nacional en dos ocasiones y ayudó a los Marlins de Florida a ganar la Serie Mundial en 2003. Batea .290 con 370 robos en 15 campañas con los Marlins, Minnesota y Mets.

“Aún puedo ayudar a un equipo y con Dios por delante espero tener la oportunidad de demostrarlo en el terreno”, dijo Castillo.