El niño José Guillermo Ventura sale a la palestra pública luego de vencer al Gran Maestro Internacional Ramón Mateo en una simultánea del pasado fin de semana.

Freddy Tapia

Santo Domingo

En un domingo en que la mayoría comentaba el controversial resultado del combate entre Márquez y Pacquiao, así como la zurra que le dio Licey al Escogido, se produjo en el sector Los Guaricanos una de las noticias deportivas más trascendentes del año en el país.

Se trata de la hazaña lograda por el niño José Guillermo Ventura Reymer, tras derrotar al Gran Maestro, Ramón Mateo, en una simultánea realizada en el local (?) del Club de Ajedrez Los Guaricanos, el cual funciona a cielo abierto en uno de los parqueos del Proyecto 26 de Enero, a pocos metros del destacamento “El Prófugo” (Villa Mella).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Jaque mate”, dijo en tono suave, pero seguro, José Guillermo a un sorprendido Mateo tras colocar su negra dama frente al rey en una jugada que técnicamente se describe como DG2.

Incrédulo, Mateo, que también enfrentaba a otros 29 jugadores, le preguntó en qué momento había colocado el alfil que daba soporte a la dama en la posición B7.

Es entonces cuando el espigado “Cristian”, apodo familiar como mayormente se conoce a este nuevo portento del “juego ciencia”, le muestra la anotación que a puño y letra llevaba de la partida en una página a rayas azules que despegó de una de las mascotas que utiliza en el colegio Padre Indulfo, donde cursa el séptimo grado.

“Cuando él vio la anotacion me dijo ‘sí, sí… me ganaste’ y me felicitó”, relata el niño en voz baja y con su tranquilo semblante, como si no hubiera hecho nada.

Diego Herrera, José Guillermo
“Él tiene muy buena actitud de concentración. Eso es fundamental para el ajedrez”, resalta Mateo, siete veces campeón nacional y subcampeón en cinco ocasiones.

“Cuenta, además, con unas cualidades naturales para aguantar y luchar, que también es fundamental en este juego”, expresa el ajedrecista.

“Generalmente, a los que tienen esas dos cualidades, si se les dá seguimiento, pueden llegar a ser grandes en el futuro”, subraya.

“Él es un diamante en bruto”, enfatiza Mateo sobre el segundo de los hijos procreados por la fisioterapeuta Angelina Reymer y del sargento mayor José Guillermo Ventura, un guarda costa de la Marina de Guerra. La mayor es Cristal Beatriz, de doce años, y el benjamín Guillermo José, de seis.

Angelina lo define como un niño tranquilo, de muy poco hablar y buen le llama la atención y a veces practica el basquet.

“Juega mucho ajedrez por la computadora, la que domina desde muy temprana edad”, apunta su madre Angelina.

“Mateo nos subestimó”
Marcos Mateo, presidente del Club de Ajedrez Los Guaricanos, entiende que el único Gran Maestro dominicano subestimó a los niños porque no pensaba que tenían un buen nivel.

“Inclusive, él vino a las cinco de la tarde y dijo ‘Dentro de 40 minutos esto termina’ y, sin embargo, sudó y se fue alrededor de las nueve (de la noche)”, declara.

Diego Herrera, otros de los directivos de la singular entidad , argumenta que José Guillermo tuvo la táctica de ponerle una celada y el Gran Maestro “picó el cebo y cayó en el gancho”.

Para sustentar su afirmación agrega que el de José Guillermo no fue el único hito ocurrido durante esa simultánea, pues Argenis Paulino, de doce años y quien no estaba presente a la hora de la entrevista, pudo hacer tablas con Mateo.

“Paulino es otro de los niños que tenemos aquí”, resalta sobre la camada de ajedrecistas que hay en el club, el cual cumplió su primer aniversario el pasado día 2 de este mes.

Ese breve tiempo formando jugadores en un barrio en el que la delincuencia y los vicios llevan una clara ventaja sobre el deporte, no ha sido obstáculo para que ganaran en julio pasado la representacion de la provincia Santo Domingo en todas las categorías para el Torneo Nacional Infantil.

En ese evento tres de los suyos (Efraín Vásquez, Lisa Mateo y Alberto Mateo Aquino) han quedado subcampeones en las categorías ocho años, el primero, y doce años femenino y masculino, respectivamente, los otros dos.

A mano pelá
Además de que no disponen de un local adecuado, el club apenas cuenta con 20 juegos de ajedrez, seis de los cuales fueron donados hace dos semanas por la Federación Dominicana de esa disciplina, que dirige Pedro Domínguez Brito.

Las sillas plásticas las presta la cafetería Lissa, indica Santiago Ventura, secretario de un club que ya aglutina a casi 200 miembros entre seis y 18 años, la mayoría en el segmento 6-14. Igualmente, necesitan carpas para poder cubrirse del sol y la lluvia.

Esa no fue la única simultánea que se escenificó ese día en Los Guaricanos, el maestro internacional Luis Flaquer salió airoso en los 30 matchs que sostuvo con igual número de jugadores.

(+) “NO TE VAYAS, POR FAVOR”   “No pensábamos que íbamos a tener el auge que hemos logrado entre los niños, sus padres y la comunidad”, admite Ventura.

De hecho, su presidente Marcos Mateo, ante tantas precariedades encontradas en el camino, renunció a esta cruzada que libra junto a Ventura, Eudy Paulino, José Ramón Mercedes, Carlos Emilio Tejeda y Diego Herrera.

Pero pudo más el testimonio que recibió de un mozalbete de 14 años que ya está entusiasmado con el juego ciencia.

“Hubo uno que me dijo ‘Marcos, usted sabe que yo estaba formando una bandita y que estábamos aprendiendo a fabricar chilenas’ ”, recuerda mientras se le humedecían los ojos.

“Ya salí de la delincuencia, vine al club, ya soy un jugador de ajedrez gracias a usted y me piensa abandoná”, rememora.

“A mí se me aguaron los ojos y entendí que debemos seguir”, expresa sobre la labor deportiva y social que realizan.

La pregunta baja como por gravedad: ¿es José Guillermo un genio del ajedrez? Bueno, al menos habrá que darle cercano seguimiento.