Category: FÚTBOL


EFE

Zurich (Suiza).- El suizo Gianni Infantino, elegido este viernes como nuevo presidente de la FIFA, da el salto desde la UEFA a la cúspide mundial refrendado por el apoyo de jugadores, entrenadores y las dos confederaciones más poderosas del planeta.

Presidente fifa

Gianni Infantino es el nuevo presidente de la FIFA

Infantino se proclamó ganador de las elecciones más inciertas de la historia de la FIFA, al imponerse en la segunda votación, con 115 votos, por delante del jeque árabe Salman bin Ebrahim Al Khalifa (88), el Príncipe Alí bin Al Hussein (4) y al francés Jerome Champagne (0), durante el Congreso Extraordinario celebrado en Zúrich. En la primera ronda, Infantino había logrado 88 votos, por 85 de Al Khalifa, 27 del Príncipe Alí y 7 de Champagne.

 

Nacido en Brig (Suiza) el 23 de marzo de 1970, Infantino ha sido el rostro amable de la UEFA, el simpático conductor de los sorteos de la Champions que trataba de hacer comprensibles los numerosos condicionantes de la primera fase y que, una vez descartado Michel Platini, por su inhabilitación, dio el paso al frente para liderar la reconstrucción de la FIFA.

Políglota -habla perfectamente inglés, francés, italiano, alemán y español- y cercano al fútbol español -estuvo becado por la Liga de Fútbol Profesional, ha dado conferencias a los clubes sobre reformas de la UEFA y es buen degustador de jamón- el nuevo presidente de la FIFA llega avalado por la implantación del Fair Play financiero, que introdujo el control económico en los clubes europeos o por la expansión de la Eurocopa a 24 selecciones, idea que trata de trasladar al Mundial, con un total de 40 equipos.

Pero, sobre todo, tiene tras de sí el apoyo de la gente del fútbol. Luis Figo, Roberto Carlos, Fernando Hierro, Samuel Eto’o y Cafú, han reforzado su campaña, lo mismo que entrenadores como Mourinho, Capello o Alex Ferguson, más la Asociación Europea de Clubes, pese a sus reticencias para ampliar la Copa del Mundo.

Ese mismo apoyo de los grandes fue su lastre, porque en el lado contrario se le percibió como el candidato del “statu quo”; otro suizo -nacido apenas a 10 kilómetros del pueblo natal de Blatter- que fue fiel hasta el último momento a Michel Platini, el otro ilustre imputado.

Para desmentir esa sensación, Infantino acometió una extenuante campaña que comenzó en El Cairo y concluyó en Robben Island, en la cárcel donde estuvo preso Nelson Mandela, y que le llevó a dar “cinco veces la vuelta al mundo”, en palabras suyas.

Prometió un secretario general africano y se declaró “sudamericano”, ante la CONMEBOL, cuando las dudas de la Confederación Brasileña amenazaban con romper la unanimidad de la CONMEBOL a favor suyo.

Ahora, Infantino tiene por delante la tarea de llevar a buen puerto la mayor reestructuración que ha sufrido la FIFA en toda su historia, unos cambios que deben acallar las críticas de corrupción, que deben apagar el fuego encendido entorno a la elección de Rusia 2018 y Caatar 2022 y que, de forma casi inmediata, deben volver a atraer patrocinadores, porque la FIFA ha anunciado que cierra el ejercicio 2015 con pérdidas, por primera vez desde 2002.

Anuncios

MÚNICH (EFE) — El Real Madrid perdió un duelo repleto de tensión en la ida de semifinales de UEFA Champions League, ampliando su maldición en el infierno del Allianz Arena, terreno donde no ha ganado en 10 visitas y donde pagó el conformismo de José Mourinho tras el tanto de Mesut Özil, que acabó sufriendo con el gol de Mario Gómez en el último minuto (2-1).

La Champions de verdad, la clásica. La de duelos a vida o muerte entre los mejores jugadores del mundo comenzó para el Real Madrid en Múnich. En el estadio de la final. Donde se tambaleó por minutos, se levantó amparado en la seguridad de Pepe y la calidad de Benzema, y acabó pagando su conformismo cuando saboreaba un empate que encarrilaba un nuevo paso hacia la Décima.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un duelo con tanto pasado, repleto de polémicas e incidentes para la historia se convierte en un clásico europeo en el que el respeto manda sobre el césped. Si José Mourinho tenía perfectamente estudiado al Bayern, Jupp Heynckes conoce de memoria al equipo que condujo hacía la Séptima antes de salir por la puerta de atrás del Real Madrid con la educación que le caracteriza.

La pasión de las gradas se trasladó al terreno de juego donde faltó orden y sobró emoción. Sin control, con un fútbol de ida y vuelta. Como un duelo de boxeadores por mantenerse en pie, el Bayern golpeó primero y castigó la personalidad madridista. El Real Madrid respondió. Y cuando pensaba en la vuelta puso su rodilla sobre la lona.

La final en su estadio es un aliciente anímico abismal para el Bayern. No lo es menos recuperar definitivamente el prestigio perdido tras años para el olvido en Champions para el Real Madrid que reaccionó con rapidez a las intenciones iniciales del conjunto germano. El excesivo respeto se plasmaba en el mismo planteamiento, un 4-2-3-1, y en los férreos marcajes a los jugadores desequilibrantes.

La fuerza del Bayern explota en sus bandas. Franck Ribery y Arjen Robben son dinamita pura. Mourinho apostó por Coentrao por el temor a la fragilidad defensiva de Marcelo. Y un sistema de ayudas que obligó a multiplicarse a Pepe y Sergio Ramos. A estar más pendiente de destruir que de construir a Khedira y Xabi Alonso. El juego lo acusó. El Real Madrid no tuvo continuidad en su fútbol. Dependió de una carrera de Di María, de la pelea contra el mundo de Cristiano o un gesto de calidad de Özil o Benzema.

El francés se topó con Neuer en sus dos ocasiones. Ambas con tiros centrados tras sus buenos movimientos. Una acción polémica entre Sergio Ramos y Ribery, que cayó dentro del área al sentir la mano en el pecho del defensa español, desató la ira del Bayern. En un saque de esquina, de nuevo el error más cometido por el equipo de Mou a balón parado, llegó el primer gol. Ramos midió mal y perdió la visión de la trayectoria del balón. El rechazo en Badstuber lo aprovechó Ribery para fusilar a Casillas, con Luiz Gustavo en fuera de juego en la trayectoria del balón. Explotó el Allianz.

Era la primera ocasión en la actual Liga de Campeones que el Real Madrid se veía por debajo en el marcador en un partido. Acusó cierto nerviosismo. Prisas por marcar. Sin la pausa necesaria para encontrar el camino correcto. Cristiano disparaba arriba una falta y desviada una acción individual.

Cada ataque del Real Madrid era respondido con contundencia por el Bayern. Schweinsteiger disparaba cruzado, Robben generaba nerviosismo desequilibrando y centrando, y aparecía Iker Casillas a cinco minutos del final para intervenir ante un potente remate de Mario Gómez tras una brillante acción de Kroos. Veían al Real Madrid en un momento que podían dejarlo tocado y hasta Robben y Ribery se enzarzaban por lanzar un tiro libre.

Cuando los planes de Heynckes en la reanudación pasaban por replegarse y sentenciar con sus puñales por banda en la contra, Mourinho le recetó su propia medicina. Una acción de Robben que acabó con disparo alto hizo al Bayern adelantar metros y en la siguiente acción el Real Madrid lanzó una de esas contraataques letales.

La movilidad de Benzema fue clave. Lee el fútbol a la perfección. Le dibujó la jugada a Di María y el pase a Cristiano que perdonó lo que siempre marca. Ante Neuer golpeó mal con el pie derecho. El rechazo volvió a caer en Karim y esta vez Cristiano asistió a Özil que marcó con el arco vacío para igualar un gran partido a los 53 minutos.

La tensión se apoderó del duelo. Con Pepe descomunal y Ramos como pilares defensivos del Real Madrid. Sacaron todo por alto. Se igualaban las fuerzas de un partido sin dueño que con el paso de los minutos fue regresando al terreno local. De nuevo una indecisión de Ramos a centro desde la banda pudo costar caro. El regalo lo remató mal Mario ante Casillas, que veía como un minuto después, al 72, el gigantón cazaba un centro de Lahm con un cabezazo.

El empate era bueno y Mourinho sacrificaba a Özil por Marcelo, al que ubicaba en el centro del campo. Su objetivo ayudar a Coentrao con Robben y tapar la subida del lateral. No cumplió. Hacía lo propio con un acelerado Di María para buscar el balón con Granero. Tampoco lo encontró.

Así llegaron los minutos finales donde emergió la figura de Mario Gómez. Un remate a cuatro del final, pidiendo penal en una acción que sacó con limpieza Ramos y cuando el partido se acababa, rematando a la red un centro de Lahm tras un fallo de Coentrao, que fue rápido al césped.

El duro castigo es la primera derrota del Real Madrid esta temporada en Europa. En el peor momento. En la ida de semifinales como ocurrió la pasada temporada. Esta vez marcó y a domicilio. Cumplió uno de los objetivos de Mourinho. En la vuelta tendrá que cambiar su mentalidad e ir por el partido. La final de Múnich espera.

BUENOS AIRES (AP) — Dalma Salvadora Franco de Maradona, la madre de Diego Maradona, falleció el sábado por una afección cardíaca. Tenía 82 años.

La mujer conocida por los argentinos como “Doña Tota” murió en el Sanatorio Los Arcos del barrio porteño de Palermo, confirmó ese centro médico en un comunicado.
Según la clínica, “Doña Tota” fue hospitalizada el viernes con un severo cuadro de insuficiencia renal. Agregó que el sábado por la tarde su cuadro se complicó y sufrió un paro cardiorrespiratorio.
De inmediato, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) dispuso un minuto de silencio antes que se jugara el segundo tiempo del encuentro entre Independiente y Olimpo por el torneo Apertura, en homenaje a la madre del mejor jugador argentino de todos los tiempos.
Maradona viajaba rumbo a Buenos Aires desde Dubai, donde dirige al Al Wasl, reportó ese club emiratí en su cuenta de Twitter. Se esperaba su llegada para la madrugada del domingo.
“Lo único que le pido a Dios es que no me la lleve…ojalá los médicos hagan un milagro, se los pido de corazón”, había dicho Maradona cuando su madre tuvo que ser hospitalizada por problemas respiratorios en agosto, justo antes de que el ex astro viajara hacia Emiratos Arabes para asumir la conducción de su nuevo equipo.
Por aquellos días, Maradona se tatuó en la espalda una rosa y la frase: “Tota te amo”.
“Doña Tota” y Diego Maradona padre tuvieron cinco hijos. El ex capitán y ex técnico del seleccionado argentino nació el 30 de octubre de 1960, el primero de los tres hijos varones de la pareja.
Maradona sentía una gran devoción por su madre y bautizó a su primera hija Dalma.
Tras conocerse la penosa noticia, la etiqueta #FuerzaDiego se convirtió en la más popular en Twitter en Argentina. Por esa misma red social, políticos, deportistas y artistas, entre ellos el cantante Ricardo Montaner, enviaron sus condolencias a la familia Maradona.